Vivir el duelo gestacional y neonatal

psicologa perinatal badalona

Me hace muchísima ilusión compartir este preciso homenaje que ha realizado Marta, una mujer fuerte y valiente a su hija Ares y a sus bebés que se fueron demasiado pronto, en un día tan especial como es el día 15 de octubre, día internacional del duelo gestacional y neonatal. Este escrito Marta lo quiso compartir con sus amistades y visibilizar la realidad que vivimos muchas familias.

Preciosas palabras que estoy segura que a todas os llegarán al corazón, porque reflejan a la perfección las emociones que aparecen tras una pérdida gestacional o neonatal.

He tenido la fortuna de poder acompañar a Marta en su proceso de duelo y le agradezco profundamente la confianza que ha depositado en mí, porque sé que vivir un duelo no es fácil y compartirlo mucho menos.

15 de Octubre. Día internacional del duelo gestacional y neonatal.

Hoy más que nunca toca dar visibilidad a estas muertes, y debemos hacerlo porque existen y porque desgraciadamente los niños también mueren y, muy a nuestro pesar, continuarán haciéndolo. Y las familias tendrán que seguir viviendo estos duelos, pero lo más triste es que tendrán que seguir haciéndolo en silencio y a escondidas porque nadie puede entender como después de tantos meses aún lloras y te acuerdas de tu hija cada día. Y es que, que la sociedad no la haya conocido, no significa que no haya existido.

Compartiendo este escrito me gustaría hacer más visible este duelo y esta maternidad que nadie espera, que nadie conoce y que nadie quiere, pero a la que todas estamos expuestas, exactamente una de cada cuatro. Al mismo tiempo, también quiero homenajear a todos estos hijos que tanto brillan entre las estrellas. Porque, al final, son eso: bebés estrella.

Un test de embarazo positivo, un embarazo, un nacimiento y un parto deberían ser sinónimos de vida, de ilusión y de sueños, pero no siempre es así. De repente, una visita rutinaria al ginecólogo lo cambia todo. Todo tu mundo se derrumba cuando escuchas las temidas palabras “no hay latido” o cuando te dan el peor diagnóstico y con esto debes decidir si interrumpes el embarazo (y su vida), o si aún con todas las dificultades, sigues adelante para conseguir tu sueño, tu ilusión.

Todos los bebés nacen, sí. Pero no todos lo hacen con vida. A veces toca parir muerte en vez de vida. Y debes hacerlo, no tienes opción. Y el parto duele, duele mucho, y la recompensa que te llevas es poca, muy poca.

Ares, un nombre especial, para una hija especial. En un instante tuvimos que decirte “hola” y “adiós”, pero siempre nos acordaremos del momento en que estuvimos los tres. Por un momento fuimos la familia que tanto habíamos deseado.

Te comimos a besos y te mojamos con nuestras lágrimas. Nadie se lo va a creer, pero eras tan bonita, tan preciosa… Y a la vez tan frágil, tan pequeña, fría, efímera… Pero nos enamoraste para siempre.

Hoy es vuestro día, el día de los bebés que nacisteis durmiendo, de los que nacieron, pero no pudimos conocer, de los que nacieron, pero no pudieron traer a casa y de los que trajeron a casa, pero no pudieron quedarse.

Parad un momento y mirad al cielo, ¿veis las estrellas más pequeñas? Son los hijos de alguien que tiene que aprender a vivirlos de una forma muy distinta a la deseada.

Gracias a las redes sociales por dejarnos compartir nuestra maternidad tan distinta a la esperada, a las asociaciones que luchan cada día por acompañarnos en estos nacimientos y postpartos tan difíciles, y sobretodo a Cristina, por su dedicación exclusiva y por darme luz cuando tanto la necesitaba.

15 d’octubre. Dia internacional del dol gestacional i neonatal.

Avui més que mai toca donar visibilitat a aquestes morts, i ho hem de fer perquè existeixen i perquè malauradament els xiquets també moren i, molt al nostre pesar, ho seguiran fent. I les famílies hauran de seguir vivint aquests dols, i el més trist és que ho hauran de fer en silenci i d’amagat perquè ningú pot entendre com després de tants de mesos encara recordes i plores la teua filla cada dia. I és que, encara que la societat no l’hagi conegut, no vol dir que no hagi existit.

Compartint aquest escrit m’agradaria fer més visible aquest dol i aquesta maternitat que ningú s’espera, que ningú coneix i que ningú vol, però a la qual totes estem exposades, exactament una de cada quatre. I alhora també voldria fer un petit homenatge a totes aquestes filles que tant brillen entre les estrelles. Perquè, al final, són això: bebès estrelles.

Un test d’embaràs positiu, un embaràs, un naixement i un part haurien de ser sinònims de vida, d’il·lusió i de somnis, però no sempre és així.  De cop i volta, una visita rutinària al ginecòleg ho canvia tot. Tot s’ensorra quan sents les temudes paraules “no hi ha batec” o quan et donen el pitjor diagnòstic i amb això has de decidir si interromps l’embaràs (i la seua vida) o si, tot i les dificultats, segueixes endavant per aconseguir el teu somni, la teua il·lusió.

Tots els bebès naixen, sí. Però no tots ho fan amb vida. De vegades toca parir mort enlloc de vida. I ho has de fer, no tens opció. I el part fa mal, molt de mal! I la recompensa que t’endús és poca, molt poca…

Ares, un nom especial, per a una filla especial. En un moment vam haver de dir-te “hola” i dir-te“adeu”, però sempre recordarem el moment que vam ser els tres, tu als nostres braços, la família que havíem desitjat.

Et vam escalfar a petons, i et vam mullar amb les nostres llàgrimes. Ningú s’ho creurà, però eres tan bonica…  i alhora tan fràgil, petita, freda, efímera…  Però ens vas enamorar per sempre.

Avui és el vostre dia, el dia dels bebès que vau nàixer dormint, dels que van nàixer però no vam poder conèixer, dels que van nàixer però no vam poder portar a casa i dels que van portar a casa però no s’hi van poder quedar.

Mireu al cel, veieu les estrelles més petites? Són els fills d’algú que ha d’aprendre a viure’ls d’una manera diferent.

Gràcies a les xarxes socials per deixar-nos compartir la nostra maternitat tan diferent a l’esperada, a les associacions que lluiten cada dia per acompanyar-nos en aquests naixements i postparts tant difícils, i sobretot a Cristina, per la seva dedicació exclusiva i per donar-me llum quan més la necessitava.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.