Infertilidad secundaria y abortos de repetición

Infertilidad secundaria y abortos de repetición

Las parejas que ya tienen un hijo y este, en su mayoría de veces, ha sido buscado con facilidad y el embarazo ha transcurrido con normalidad, no llegan a imaginar que cuando van a por el segundo, este no llegue o en seguida se produzcan pérdidas de repetición de primer trimestre e incluso alguna con el embarazo más avanzado.

Estas pérdidas son muy difíciles de comprender, porque no se entiende que si ya hubo una gestación normal anteriormente porque esta vez hay tantos problemas para concebir un bebé sano.

Las explicaciones suelen deberse a problemas genéticos de los progenitores, problemas en el esperma de los hombres o de los óvulos de la mujer, entre muchos otros. Cada gestación es única y por ese motivo quizás la primera vez salió todo bien, pero posteriormente no y eso no quiere decir que en un futuro no se pueda conseguir una gestación normal.

Una valiente y luchadora mamá ha querido compartir con nosotras su dura lucha para conseguir darle un hermanito a su hijo mayor. Ha vivido momentos realmente duros, pero no se ha rendido nunca, ella os lo explica muy bien, así que os dejo con:

La lucha de una maternidad soñada

Voy a contar lo que han sido casi tres años tan duros para mí, lo que nunca llegué a imaginar que iba a vivir, lo difícil que es dar vida para algunas parejas. Yo por suerte me quedo embarazada súper rápido, pero igual de rápido los pierdo.

A los 22 años, en el 2014 di a luz a mi primer hijo, todo fue genial, al principio fue un embarazo un poco complicado, pero la inocencia de no saber que podían pasar cosas malas me hizo vivirlo con muchísima ilusión y sin temor a que algo podía pasar. Nació sano y aquí lo tengo viviendo y sufriendo su duelo a mi lado.

En septiembre del 2017 decidimos darle un hermano, me quedé el primer mes, me hice el test y salió positivo, pero a la semana quise repetir el test para poder regalar a mi madre y darle la noticia, pero salió negativo y comencé a sangrar. ¿Qué había pasado? Pues que el test salió defectuoso y fue un falso positivo, eso creí, ya que no sabía que existían estas pérdidas, nunca se llegará a saber qué es lo que realmente pasó, pero después de todo lo vivido ahora lo tengo claro. Así que fue un chasco, pero seguí intentándolo.

Para mi sorpresa al siguiente mes volví a quedarme embarazada, a mi hijo se lo dijimos demasiado rápido, su cara era de felicidad, pero a las 9 semanas de embarazo su corazón dejó de latir. Fue un golpe duro, nos dijo el médico que pasaba muchas veces y era “normal”, me quedé muy triste, pero seguí luchando.

Me costó mucho volver a quedarme embarazada (mucho para mí, porque yo con todos me quedaba a la primera). A los 9 meses volví a ver las dos rayitas del test, lloré mucho de alegría, ya que esos 9 meses me sentía fatal por no lograr quedarme y claro me venía a la mente mi otra pérdida. Fuimos más prudentes y hasta la ecografía de las 12 semanas no se lo dijimos a mi hijo. Bueno fue otra vez súper emocionante dar esa noticia. Ya nada podía ir mal, todo era perfecto, una niña, estábamos súper felices. He de reconocer que tuve bastante miedo, esta vez sí, ya sabía que estas cosas pasaban, pero pensé que solo en el primer trimestre. Llega el día de la ecografía de las 20 semanas, mi cara un poema cuando al acabar nos dicen que algo no va bien y hay que hacer una amniocentesis de urgencia. Creía que todo era un sueño, no podía estar pasando esto… Pues sí, era la realidad y nos confirmaron que mi hija venía con problemas de salud y estaba en mi derecho de interrumpir el embarazo con 22 semanas, cuando pregunté cual era el proceso y me dijeron que era un parto como otro cualquiera me derrumbé por completo. Lo peor fue cuando tuve que dar la noticia a mi hijo… Uf lo recuerdo y lloró muchísimo, la tristeza que mostró con tan solo 4 años, pero decidimos interrumpir con todo el dolor de mi corazón. Nació el 31/1/19, un parto de muchísimas horas y de sufrimiento.

Quede muy tocada con esa vivencia, mi personalidad cambió muchísimo desde ese día, nunca he sentido que haya vuelto a ser la misma que era, me dio por escribir mucho ya que era la única manera de poder expresarme y desahogarme porque no podía hablar con nadie del tema, pocos te comprendían, me sentí sola, sin apoyo de NADIE. Me costó peleas con mi pareja porque yo quería seguir luchando por mi sueño y él no estaba dispuesto a vivir otra pérdida. Yo hasta me planteé si en un futuro no cambiaba de opinión luchar yo sola y ser madre soltera. No quería que nadie se interpusiera en mi camino y por nada en el mundo iba a renunciar a mi sueño de volver a ser madre. No entraba en mis planes y estas vivencias me enseñaron eso, que no dependo de nadie para conseguir lo que quiero. Yo le di su espacio y su tiempo para que también viviera su duelo y él solo finalmente cedió, al ver todos los bebés de nuestros amigos nacer le volvieron las ganas de luchar y la ilusión.

Pues volví a quedarme embarazada, pero a las 5 semanas de gestación lo perdí. Empezamos con las pruebas médicas, a mí y a mi pareja, pero todo daba bien, así que nos dieron el visto bueno otra vez para intentarlo. Pues en septiembre de 2019 al primer intento otro positivo, madre mía y ¡venían dos bebés! Era una señal, por todo lo vivido, pues quería pensar que la vida me lo pagaba con dos bebés. En las ecografías yo ya vi que algo no iba bien, los médicos no acababan de verlo mal, decían que no lo consideraban aborto y quizá estaba de menos tiempo, pero a mí no me cuadraban las medidas con las semanas, por desgracia ya era experta y entendía de todo eso y de mis días de fertilidad, sabía que no estaba de menos, llegó un punto que no me hacían falta los test de embarazo para saber que lo estaba, así que me preparé para lo peor. A las 9 semanas los corazones dejaron de latir. Tuve que tomar medicación para expulsarlos, que tristeza ver como todos mis bebes se van por un váter… Otro bajonazo… Sabía que había algún problema y había que encontrar cual era el motivo, no me quería quedar con esos resultados buenos y busqué que tipo de pruebas podían faltar por hacer. Al final fue un problema de mi marido, nos dieron muy poca esperanza de lograrlo, pero si queríamos por todas las cosas del mundo ser padres otra vez, deberíamos pasar por muchas otras pérdidas. Mi marido y yo decidimos luchar juntos y a lo que viniera estábamos dispuestos a pasar. Quizá ya me volví fría, y cada pérdida era como uno más… Ya no lograba sentir más dolor.

Pues en febrero de este año vi otra vez mi positivo, ahora estoy de 18 semanas. El problema de mi marido solo hace que los pierda en el primer trimestre, así que ese riesgo lo he pasado, pero claro tuve tan mala suerte que uno de esos embarazos por otro tema distinto lo perdí más adelantada y claro, el miedo lo tengo. Está siendo un embarazo muy distinto, la inocencia la perdí, las ecografías solo me dan pánico, a mi hijo no me atrevo a darle la noticia, claro ya es evidente y solo le digo que me estoy poniendo gordita. Estoy escribiendo mientras mi bebé me da pataditas y no me creo aún que haya llegado hasta aquí, se me caen hasta las lágrimas. Nunca quise rendirme porque pensé que si lo hacía, toda la lucha y el sufrimiento que había pasado no serviría de nada y solo me quedaría con la pena y la duda de si lo hubiera vuelto a intentar quizá lo conseguiría. Justo me quedé embarazada el día que mi niña echo sus alas y ahora llevo otra niña, quiero pensar que es una señal y ella me la envía.

No pensé que después de tener un hijo el segundo iba a ser tan difícil de conseguir. Estos años de sufrimiento me han servido para hacer limpieza de tanta gente que creí que me querían de verdad, me he quedado sola y no confío en nadie, pero lo prefiero, quiero gente real. También me he dado cuenta de lo luchadora que llego a ser y también que sola estoy muy bien y no dependo de nadie para ser feliz.

Gracias a todas por leerme, os mando muchos ánimos y fuerza en vuestra lucha y duelo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.