Expectativas

Me gustaría hablaros de las expectativas en torno a la maternidad y sobre todo de las expectativas que tenemos de nosotras mismas y de los bebés arcoíris.

Todos los futuros papás tienen expectativas en relación a sus hijos, esto es natural y comprensible, pero que pasa ¿cuando nos ha costado mucho llegar a ser padres?

Que nosotros valoramos la vida más que nunca, pero esto que podría ser positivo, a veces no lo es, porque no nos permite quejarnos.

¿Cómo nos vamos a quejar después de todo lo que hemos pasado para tener a ese precioso bebé?

Pero como todos ya sabemos la maternidad y la paternidad es una experiencia preciosa, pero a la vez muy dura, porque los niños son expertos en llevarnos al límite.

Además de todo esto, si no nos permitimos desahogarnos o mostrar que, aunque queramos a nuestros hijos sobre todas las cosas y somos los más felices del mundo, a veces estamos cansados y la situación nos supera, cómo es de esperar, es bastante probable que nuestra salud mental se resienta.

Para ello, es vital que aceptemos que somos padres normales y que, aunque nos haya costado mucho llegar al punto donde estamos, es de humanos reconocer lo que nos supera y pedir ayuda.

No pasa nada, porque finalmente no seamos cómo nosotros creíamos que íbamos a ser cuando fuéramos padres, la maternidad y la paternidad, es eso, adaptarnos a las etapas de nuestros hijos y a los constantes cambios de la mejor manera posible.

Los grupos de crianza son una gran estrategia para sentirse acompañados en la maternidad y si crees que aun así, hay situaciones que te desbordan, un acompañamiento terapéutico puede ser de gran ayuda.

No lo dudes, ¡no tienes porqué vivirlo sola!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.